Cirugía del mentón

La genioplastia es una operación cuyo fin es reposicionar el mentón. Se realiza sin asociarla a otra intervención para cambiar la posición del mentón, cuando no es necesario modificar el posicionamiento de los dientes.

A fin de mejorar el resultado estético de la intervención, puede asociarse una genioplastia a una osteotomía mono o bimaxilar.

 

Se llega al hueso del mentón desde el interior de la boca, la intervención se practica con anestesia general, se secciona por debajo de los dientes, esta sección puede practicarse por medio del piezotome a fin de disminuir el traumatismo óseo.

El mentón se reposiciona y seguidamente se fija con una miniplaca de titanio o con un tornillo, en algunos casos, es necesario un injerto óseo, la consolidación suele obtenerse en mes y medio.

Para disminuir el edema postoperatorio se aplica una venda elástica adhesiva de tipo “tensoplast”.

 

 

Precauciones

Debe dejar de fumar al menos 8 días antes de la operación hasta la completa cicatrización ósea.

Se recomienda no retomar las actividades deportivas simples, antes de 3 semanas, (bici, carrera a pie), y 5 semanas los deportes con riesgo de contacto (fútbol, rugby, balonmano, judo, artes marciales…).

La baja laboral o escolar es obligatoria y de una duración de 15 días, a menudo, y según la importancia de la cirugía y el trabajo a ejercer puede ser de 3 incluso 4 semanas.

Durante los 3 primeros días, la alimentación debe ser fría y líquida, después, durante 3 semanas de tipo puré ligero, y finalmente, después de soltar el blocaje elástico, se va espesando progresivamente la alimentación. El cirujano le entregará una guía alimentaria con diferentes sugerencias de menús.

Durante la primera semana, se aplicará todas las veces que sea posible, frío en las mejillas con bolsitas de hielo, o bolsitas de guisantes congelados, o cold-packs, (de venta en farmacias).