Osteotomía maxilar y bimaxilar

El objetivo de la osteotomía maxilar es modificar el posicionamiento de la parte del maxilar superior que soporta los dientes. También se puede avanzar, o bajar, remontar o recentrar esta parte del maxilar

Esta operación presenta un interés doble, primero, funcional, permite recobrar un contacto dental correcto, segundo, estético, la mayoría de las veces, modifica el perfil de la cara, corrigiendo, si fuera necesario, una sonrisa gengival o un ángulo antiestético entre el labio superior y la nariz, en otros casos, se puede ensanchar el paladar realizando una expansión maxilar en caso de que el paladar sea demasiado estrecho.

Esta intervención puede asociarse a una osteotomía mandibular, en este caso, por razones estéticas, se trata de una cirugía u osteotomía bimaxilar, o una cirugía del mentón, (genioplastia)

En general, esta intervención se realiza después de un tratamiento de ortodoncia que puede durar entre 6 meses y 2 años, según la complejidad del caso, por ello se habla de un tratamiento ortoquirúrgico. Del mismo modo, en el periodo postoperatorio, durante algunos meses, el ortodontista afinará el tratamiento.

Este tipo de cirugía resulta impresionante, sobre todo considerando que en su inmensa mayoría concierne a adolescentes o jóvenes, hoy en día se practica corrientemente y las técnicas como el material, (cone beam y piezocirugía) han evolucionado considerablemente. Las anomalías más importantes de oclusión dental tienen considerables repercusiones con la edad: retracción de encías más precoz, y problemas de articulación temporomandibular. Todo esto debe animarle a prever este tratamiento si su ortodontista se lo aconseja.

 

La intervención se practica con anestesia general, tras la consulta previa con el anestesista. El periodo de hospitalización puede ser de 2 a 5 días.

Se accede a los maxilares por medio de unas incisiones de las mucosas del interior de la boca, por ello no hay cicatrices en la cara. Los fragmentos óseos desplazados se fijan por medio de mini-placas de titanio que no se notan. En caso de osteotomía bimaxilar en la mayoría de los casos, durante 3 semanas se realiza un blocaje del maxilar inferior con el superior con unas gomas elásticas. La finalidad es guiar al maxilar inferior e inmovilizarlo para evitar el dolor.

La consolidación ósea se obtiene de media al cabo de mes y medio.

Postoperatorio

En el postoperatorio es frecuente que aparezcan unos mínimos sangrados de la boca o de la nariz, no revisten gravedad alguna.

La hinchazón es sistemática a nivel de las mejillas y de los labios, algunas veces puede resultar impresionante sobre todo en las cirugías bimaxilares, siempre es transitoria.

El dolor es moderado y a menudo es menos importante que en las cirugías más sencillas como las de las muelas del juicio. Esto se explica porque los tratamientos intravenosos administrados en la clínica, son potentes y calman a los pacientes. La crioterapia (administración de hielo) en las mejillas es tan importante como los medicamentos, disminuye el edema y por lo tanto el dolor.

Al despertar, en general, los maxilares no están bloqueados. Las gomas elásticas se colocan en los primero días y la alimentación se realiza con una pajita o mejor aún con una cucharilla, durante 3 semanas. Después de la intervención, se suele perder algo de peso, pero para evitar estados de fatiga se administran complementos nutricionales.

La osteotomía del maxilar inferior implica casi sistemáticamente trastornos de sensibilidad del labio inferior, (se debe al recorrido del nervio dental por el interior de la mandíbula), también una sensación de pesadez del labio inferior, de los dientes y del mentón. Este signo es sensitivo y no motor, no se trata de una “parálisis del labio”, podrá mover normalmente los labios. La insensibilización puede durar de unos días a unos meses y se recupera espontáneamente. Excepcionalmente puede persistir cierto grado de insensibilidad de una parte del labio o del mentón.

Riesgos operatorios

Como todo acto médico, incluso bien ejecutado, esta intervención puede comportar ciertos riesgos o complicaciones.

En caso de que le surja alguna duda, consulte al cirujano. Antes de la intervención se entrega sistemáticamente al paciente una hoja de “consentimiento claro”, a fin de completar la información oral comunicada en las consultas con el cirujano, en ella se precisan los riesgos o complicaciones ligados a este tipo de cirugía, debe informarse y hablar con el cirujano antes de la operación.

 

Precauciones

Debe dejar de fumar al menos 8 días antes de la operación hasta la completa cicatrización ósea.

Se recomienda no retomar las actividades deportivas simples, antes de 3 semanas, (bici, carrera a pie), y 5 semanas los deportes con riesgo de contacto (fútbol, rugby, balonmano, judo, artes marciales…).

La baja laboral o escolar es obligatoria y de una duración de 15 días, a menudo, y según la importancia de la cirugía y el trabajo a ejercer puede ser de 3 incluso 4 semanas.

Durante los 3 primeros días, la alimentación debe ser fría y líquida, después, durante 3 semanas de tipo puré ligero, y finalmente, después de soltar el blocaje elástico, se va espesando progresivamente la alimentación. El cirujano le entregará una guía alimentaria con diferentes sugerencias de menús.

Durante la primera semana, se aplicará todas las veces que sea posible, frío en las mejillas con bolsitas de hielo, o bolsitas de guisantes congelados, o cold-packs, (de venta en farmacias).

 

ANTES

maxillaire_av

DESPUES

maxillaire_ap